jueves, 21 de junio de 2012


¡A Sorprender a los Alumnos de Quinto Grado!: un Cambio en la Enseñanza de las Matemáticas.
Estrategia: Acertijos Matemáticos.
INTENCIÓN DIDÁCTICA: desarrollan el razonamiento formal y lógico por medio de la resolución de problemas en diferentes situaciones, además ayuda al alumno a la comprensión en la lectura del enunciado matemático del problema.
MATERIAL: libro de  acertijos matemáticos[1]
SECUENCIA DIDÁCTICA:
Cada semana se elegirá un capítulo del  libro, se reproducirán en pequeños papeles todos los problemas, cada alumno tomará uno, responderá el acertijo matemático, y se pegarán los resultados sobre una tabla, luego se evaluarán y se les pondrá determinado color para saber el proceso cognitivo logrado por el alumno.
Otra modalidad de la actividad es hacer un rally de problemas, donde se tendrán que resolver dos o más acertijos matemáticos, al final se pegan todos en una hoja con el proceso al reverso de la misma, se evalúan y se acomoda en escala de colores el proceso cognitivo logrado por el alumno.
TIEMPO: al concluir determinada actividad, durante el día en los momentos donde el alumno no tenga trabajo, como reto para la hora de salida.
Estrategia: el Diablo de los Números.
INTENCIÓN DIDÁCTICA: fortalecer la lógica matemática a través de situaciones que  se presentan en un cuento, donde el alumno enfrentará retos sencillos que se volverán complejos al irse desarrollando la historia.
MATERIAL: láminas, diablo de los números, libro del cuento el diablo de los números[2]
SECUENCIA DIDÁCTICA:
Presentar a los alumnos un experimento de ciencias naturales, para atraer su atención y relacionándolo con lo primero, se comienza a contar la historia, intentando que los alumnos recuerden las características de los personajes y la situación, también uno se puede apropiar de la situación para hacerlo más contextual, luego, presentar por medio de cartulinas los retos que menciona el libro, los problemas y seguir con el cuento, ir resolviéndolo con los alumnos y proseguir con la trama, para al final del cuento, recapitular con preguntas orales y con retos semejantes.
TIEMPO: es importante contar un capítulo de la historia en una semana e ir contando la secuencia en las demás semanas, ya que cada semana sube el nivel que se trabaja, esto se hace en aproximadamente en media hora, y no es necesario agregarle algún tema en específico, sólo para descansar de la clase o salir de la rutina, el día se elije al azar.
Estrategia: Web Quest Matemático.
INTENCIÓN DIDÁCTICA: construir el conocimiento a través de la socialización de problemas matemáticos en diferentes momentos del proceso enseñanza-aprendizaje.
MATERIAL: problemas en pequeños papeles para cada alumno.
SECUENCIA DIDÁCTICA:
Primero se le entrega a cada alumno un problema, pueden ser iguales o diferentes, luego se reúnen los equipos que tienen el mismo tipo de problema, lo resuelven, durante este momento, el docente apoya a los alumnos con explicaciones, o se acerca para ver el proceso de resolución del problema.
Cuando todos los problemas estén resueltos, se intercambian uno de los integrantes del equipo para explicar el problema que les correspondió hacer, esto se realiza con todos los equipos, mientras el compañero explica el problema, los demás del equipo escuchan, luego, el equipo le comenta el problema, al culminar el tiempo, se intercambian los equipos, hasta completar la Web Quest, esto permite tener repertorio de diversos tipos de problemas y las maneras de resolverlos.
Al final del trabajo, se pueden hacer varias actividades:
  • Que los alumnos realicen una serie de problemas en forma individual relacionados con el tema inicial.
  • Que los alumnos inventen problemas y los intercambien entre sus compañeros.
  • Que los alumnos expongan el problema por turnos.
Esto ayudará a formalizar el razonamiento, pero se complementará con el análisis de los algoritmos específicos planteados en el contenido; la estrategia se puede usar en otras asignaturas y con el contenido que se establezca, sin embargo, como actividad permanente en el área de las matemáticas ayuda a socializar los procesos cognitivos de los alumnos, les permite también retomar conocimientos previos y hacer equilibraciones en base a un reto establecido en el enunciado matemático.
TIEMPO: un día a la semana, la actividad lleva aproximadamente una hora, se puede usar en cualquier momento del proceso, sea al inicio para conocimientos previos, en medio para la equilibración o al final para la integración.
Estrategia: Cuentas y Cuentos.
INTENCIÓN DIDÁCTICA: resuelvan problemas matemáticos en base a una historia, con la finalidad particular de conocer la procedencia de los problemas matemáticos y sus usos en determinado momento.
MATERIAL: libro de cuentas y cuentos.
SECUENCIA DIDÁCTICA:
Reunir a los alumnos y obtener la atención para contar una historia, bien puede ser directamente del libro o leerla y expresarla a los alumnos de una manera más contextual, al momento se presentará un problema que va junto con la historia, los alumnos tomarán los datos y escribirán en su cuaderno el proceso que seguirían, al finalizar se socializan en el salón los datos y se trabaja con diversos procesos, llegar al resultado del problema, al final terminar la historia.
Para complementar la estrategia, entregar o dictar al alumno un reto parecido al problema anterior, esta estrategia se complementa al ir elevando el nivel de los problemas, así también el docente debe mantener un vínculo entre la historia y los contenidos del avance programático.
TIEMPO: la actividad puede utilizarse en cualquier momento de la clase, ya que va relacionada con el tema, es recomendable realizarla  una vez a la semana, ya que en el proyecto existen diversas estrategias permanentes.
Estrategia para la Construcción del Aprendizaje en el Tema de Fracciones.
En esta estrategia que se plantea específicamente para el tema de fracciones en la asignatura de matemáticas en un grupo de quinto año, en la cual, se dosificarán los temas vistos durante la estancia en la escuela primaria, siguiendo una estrategia, en la cual, las actividades, los materiales y la evaluación variarán, por lo que la constante de esta estrategia es el proceso.
Para comenzar la estrategia es prescindible presentar un PROBLEMA MATEMÁTICO  a los alumnos, éste a la vez tiene que llevar una contextualización y la situación didáctica tiene que ser relevante para el alumno, dentro de la problemática tiene que tomar en cuenta los conocimientos previos del alumno; y para que sea más productivo esta fase de la estrategia el docente puede agregar material didáctico relacionado con el problema. Todo con el objetivo particular de introducir al alumno al tema de las fracciones, de una manera vivencial.
En el momento de presentarlo, el maestro debe agregar una fuerte motivación a los alumnos, no por medio de una recompensa, mejor, como un reto para los alumnos, él puede previamente preparar una historia, cuento, adivinanza u otro recurso del que pueda echar mano.
Luego, ya que lo presentó, es necesario que los alumnos COMPRENDAN el enunciado matemático, con la lectura y el empleo de la imaginación, en este caso, los datos pueden ser representados por imágenes hechas por el profesor y por los alumnos; el rescatar los datos, son el resultado del análisis y comprensión del problema.
Para continuar, el proceso, es necesario dar un tiempo considerable, para que el alumno plantee una forma individual de cómo resolver el problema, es decir su estrategia de aprendizaje en la resolución del problema, en esa parte, el ensayo y error lo llevará exitoso al resultado.
Al aplicar su estrategia, tendrá que aplicar conocimientos previos ya formalizados como son los algoritmos de las operaciones básicas, los algoritmos aprendidos hasta esta parte del plan que son la suma y resta de fracciones, otros como convertir fracciones a decimales, entre otros.
En la parte que lleva al resultado del problema, es necesario que el alumno compare los datos con el resultado, dentro de este momento del problema, el docente realiza preguntas, para que se denote la comparación. Así también se pueden presentar diversos métodos de resolver el mismo problema.
Ahora bien, ya que el problema está resuelto, es necesario, que se vuelva práctico, los alumnos por medio de actividades establecidas para el contenido, representarán con material la resolución del problema, es por ello, que se debe elegir un problema donde participe la mayoría del grupo en su resolución.
En esta fase de la estrategia, los alumnos conocerán, que son actividades que realizan cotidianamente, y que el conocimiento de la escuela, está siendo aplicado en todo momento, lo que viene siendo la movilización de conocimiento.
Es importante estar continuamente haciendo preguntas a los alumnos para motivarlos a que ellos solos puedan hacer su propia parte de la representación del problema.
Luego, se aplica un problema en forma individual, en esta fase del proceso de la estrategia, se puede flexibilizar por medio de estrategias permanentes o actividades propias, recordando que va a depender del contenido y del desarrollo cognoscitivo encontrado.
Para evaluar esta parte, que va ser la que va estar registrada por ser individual, y que nos permitirá aplicar la evaluación formativa, se les dará un color a la resolución, en la cual el alumno se AUTOEVALUARÁ por lo que, es necesario resolver el problema enfrente del grupo, para que ellos vean en que se equivocaron, después, tomarán un círculo de color y lo pondrán sobre la tabla de registro.
Mientras se resuelve el problema, se introduce al alumno a la formalización de algoritmos, sin embargo, en esta estrategia es necesario retomarlos, y explicarlos, pero a la vez, tener el contacto y la participación con el grupo, para que ellos te vayan guiando como maestro.
Al final, aplicar actividades del libro de texto para reafirmar todo el proceso, y si no existieran, hacer otra actividad donde el alumno retome el problema hasta los algoritmos.



[1] Robles, D. Minquini M., “100 acertijos matemáticos”. Fernández editores, Primera Edición, 1987, México, pág. 127.
[2] Magnus Enzensberger H., “El diablo de los números”. Editorial Siruela, Primera edición, 1997, Madrir, pág. 258.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada